sábado, 29 de noviembre de 2014

LA RUTA DEL CARES


En este artículo os hacemos un resumen de todo lo que hay que saber para realizar la ruta del Cares, apta para todos lo públicos. Hablaremos del recorrido, lugares de interés, etapas, desnivel, dificultad y alguna que otra recomendación. Esperamos que os sea útil.


Para abrir boca, os dejo el magnífico vídeo de la parte más conocida de la garganta del Cares, de Tomás Millar hecho con un drom. 

¡Sencillamente espectacular!


video


Es la ruta más conocida de Picos de Europa, comunica el municipio leones de Posada de Valdeón con el Asturiano de Poncebos. El recorrido es largo (unos 18 km),  pero de dificultad fácil ya que se desarrolla sin librar grandes desniveles (unos 720 m de descenso y 100 m de ascenso) de , lo que permite que cualquiera pueda disfrutarla sin importar demasiado su preparación física.

En esta ruta hay dos partes claramente diferenciadas.

  La primera, desde Posada de Valdeón hasta Caín,  discurre descendiendo por bosque frondoso y verde, y rodeado por altas cumbres de más de 2000 m, adentrándose por el desfiladero entre los macizos central y occidental.
Para empezar hay que bajar hacia el río y cruzarlo por el puente. Tomando el camino de la derecha llegaremos por un bonito recorrido al Mirador del Tombo en el que veremos una tabla de interpretación para identificar las cumbres más importantes del Macizo Central, y la estatua de un rebeco, animal más característico de Picos de Europa.
Bajando hacia el río y cruzándolo, hay que continuar por una senda por la margen derecha hasta llegar a un claro del bosque donde se levanta la emblemática ermita de la Corona, en la que según cuenta la leyenda, fue coronado Pelayo.
Si continuamos por la carretera nos encontramos con el chorco de los lobos, una antigua construcción que a modo de pozo era el punto y final de un ingenioso sistema de empalizadas, en el que se iba acorralando al lobo hasta que caía y con palos y piedras se acababa con él.
Los varones de todo el valle estaban obligados a participar, y al toque de la campana ocupaban los puestos asignados en la cacería.

Continuando llegaremos hasta Las Vegas, donde el Cares se encuentra con el Peguera, y cruzamos por el puente Capozo. Seguimos y tras cruzar el puente de Canceles y pasar a la parte derecha del Cares continuamos por la garganta de los Caínes, que retorcida entre grandes peñas se abre camino hasta Caín.  

Caín se esconde en las profundidades de la garganta, entre las cumbres más altas de los Macizos Central y Occidental. El medio hostil ayudo a que sus habitantes desarrollaran habilidades para desplazarse por la verticalidad del terreno. Conocida es su faceta de expertos trepadores. Merece la pena mencionar la gran hazaña del “Cainejo” (Gregorio Pérez), que realizo la primera ascensión al Naranjo de Bulnes.


   La segunda, desde Caín hasta Puente Poncebos, parte conocida como “garganta divina”, se abre paso por un sendero tallado en la caliza, a veces con túneles  y otras con puentes que cruzan al Cares, y permite avistar la peculiar senda.  Este tramo se desarrolla a nivel hasta que sube a los Collados, desde donde se contempla una extraordinaria vista de la garganta, y es cuando hay que bajar un repecho pedregoso algo incómodo que te lleva a Poncebos, final del recorrido.


Dependiendo de las ambiciones de cada uno, se puede planificar la excursión de varias formas. Aunque ambas partes son impresionantes y muy diferentes entre sí,  lo que recomendamos desde Camping el cares es, siempre que se disponga de tiempo hacer las dos partes en diferentes etapas (ida y vuelta en la misma etapa, o el retorno hacerlo mediante alguna opción de transporte). Y si no se dispone de tiempo, lo más apropiado creemos que es hacer el primer tramo y los primeros kilómetros de la garganta divina (que es la parte más característica, donde la garganta está más cerrada y donde están los túneles y puentes),  volviendo a Caín para coger un autobús o taxi hasta Posada de Valdeón.




Mirador del Tombo








                              Ermita de la Corona







                                Chorco de los lobos



Caín







Garganta divina





No hay comentarios: